Como Facultad de Psicología ha cerrado parte de su gestor documental, retomo este documento que había escrito hace poco más de un año:

Montevideo 7 de junio de 2012.-

Estimados estudiantes, docentes, graduados y funcionarios de Facultad de Psicología,

Hace 11 meses que asumí el cargo de Coordinador de la Unidad Informática de Facultad de Psicología y los he transitado con mucha pasión y entrega [1]. Quienes me conocieron de forma más cercana saben que he obrado con honestidad, transparencia y una ética de la libertad y de la horizontalidad. También he cometido unos cuantos errores. En mayor medida, he disfrutado el trabajar aquí.

Hemos tenido muchos logros [2] con el invalorable equipo que heredamos del anterior coordinador Emilio Penna: concretamente con Iván Agarrayúa y Christian Rodríguez, hemos trabajado codo a codo y ellos han sabido entender nuestra idea de transformación de una Unidad Informática. Hemos logrado, como decía, muchas cosas interesantes y muy importantes: muchos de nuestros sistemas (esas cosas que hacen que todo funcione) están al nivel de las grandes universidades del mundo; la amplia mayoría de nuestros procesos son públicos y todo nuestro accionar es documentado cotidianamente, por lo que podemos dar cuenta de “grandes éxitos y fracasos”.

El problema que tenemos los informáticos, es que mientras todo funciona, somos invisibles: apenas nos volvemos un actor relevante, cuando las cosas no funcionan como deben; cuando el correo anda mal, cuando la red anda lenta, o cuando no tenemos Internet. Cabe aclarar que para que todo funcione, hace falta un cuidado cotidiano, hace falta planificación, investigación, y mucho trabajo concreto que en la mayoría de los casos no es visible.

Por otro lado, supimos desde el momento en que ingresamos, que la Facultad se encontraba en procesos de transformación, que había voluntad por parte de las autoridades de que muchos procesos pasaran a ocurrir en las instalaciones de Facultad y había tendencias a abandonar el papel y a agilizar los procesos, dando un fuerte impulso a la informática. Eso, sumado al crecimiento exponencial del parque informático y sobre todo a las necesidades crecientes de los equipos docentes y de investigadores, empujaron a las TIC como un soporte esencial de los procesos que aquí se desarrollan: procesos ligados a la enseñanza, a la investigación, a la extensión y a la gestión.

Un poco de Historia

Desde el 7 de julio de 2011, visualizamos la precariedad del equipo de la Unidad de Informática en cuanto a recursos humanos: muchísimas cosas por hacer, cada vez más impresoras y computadoras (a pedido de docentes y funcionarios), cada vez más servidores, y cada vez menos personal.

En agosto comenzamos un diagnóstico [3] que se incorporó al proyecto original (con el que gané el cargo de coordinador [4]) y que se fue redactando día tras día y dio como resultado un nuevo proyecto que estuvo a disposición de las autoridades desde noviembre del año 2011 [5].

El 7 de diciembre, acerqué personalmente una carta de renuncia al Decano, que decía:

“[…] El Diagnóstico, fue incorporado a un Proyecto: Proyecto Unidad Informática 2011 – 2015, debido a que se consideró que un diagnóstico sin propuesta no tendría sentido. El proceso de redacción del Proyecto insumió dos meses más y finalmente fue presentado en conjunto a la Directora de División y al Decano como parte de mi informe de actuación funcional.
A lo largo de todo el proceso, no recibí prácticamente apoyo de las autoridades (apoyo que se plasme en acciones), sino apenas algún comentario o sugerencia de algún compañero de la Facultad.
Por tanto, siento que se mezcla mi incapacidad para tomar las acciones necesarias con la falta de apoyo concreto de las autoridades para lograr revertir la situación actual de la Unidad. Entiendo que esta situación no es saludable ni para mi persona, ni para ninguno de los integrantes de la Unidad Informática, y que implica riesgos importantes para la integridad de los sistemas informáticos de la Facultad.
Por todo lo anterior, presento mi formal renuncia ante usted y el Consejo de Facultad, al cargo de Profesor Adjunto con el rol de coordinación de la Unidad Informática […]”

En aquel momento, tuvimos una reunión y acordamos que haríamos más intentos para que la situación cambiara. Yo personalmente rompí esa carta de renuncia.

Durante ese período de crisis, yo presenté varias solicitudes de personal, concretamente de pasantes y de ayudantes, que fui personalmente redactando. Cada una de las solicitudes recibió un “pero”, hasta que finalmente tuve que concurrir personalmente a Sección Personal e iniciar un expediente para la solicitud de : 191140-007644-11. El mismo, quedó en algún lugar de Contaduría, desde diciembre de 2011 hasta mayo de 2012. En esa fecha concurrí personalmente 3 o 4 veces para saber qué pasó. Nunca se me comunicó lo ocurrido.

En paralelo se intentó abrir la discusión sobre las funciones y necesidades de una Unidad Informática y luego de reiterados intentos y al menos un mes de espera, el 16 de marzo logramos realizar una presentación [6] [7] en el Consejo de Facultad que dejó en evidencia la necesidad de considerar el tema y de afinar algunos aspectos del mismo. Para ello se creó la Comisión de Asuntos Tecnológicos (CAT).

Lograr reunir a dicha Comisión, fue otra tarea trabajosa y tediosa. La misma sesionó unas 5 veces (cada resumen de reunión está disponible públicamente en nuestro Gestor de Proyectos de Facultad [8]). En esas 5 veces no se logró llegar a un acuerdo sobre la propuesta de cargos que se realizó desde nuestra Unidad, por diversos motivos que van desde “falta de presupuesto” hasta “dudas” en cuanto a la pertinencia de creación de los cargos. Quiero agradecer públicamente a Natalia Sobrera, Ángela Babueta, Joaquín Echeverría y Mónica Da Silva, por la dedicación que pusieron para que esto saliera adelante.

Me consta que Luis Leopold está de acuerdo con el proyecto de la Unidad y quiere llevarlo adelante, sin embargo tanto María Ferreira como Waldemar Perichón (jefa de División y jefe de Sección Cogobierno respectivamente) han manifestado, personal y públicamente, no estar de acuerdo con el proyecto de la Unidad, por considerarlo caro y pretencioso. Imagino que es más por desconocimiento que por otro tipo de razones más cuestionables y oscuras.

6 meses después de mi “renuncia”, algunas cosas han cambiado. Alguna gente parece haber percibido la dimensión del asunto, pero todo eso no se ha plasmado en nada concreto y el equipo informático se ha reducido cada vez más. Mientras tanto las tareas por hacer no han parado de crecer y cada vez se vuelve más cuesta arriba sostener la situación.
Esa es mi visión de los hechos en lo que refiere a las dificultades, y por todo ello, creo que es hora de dar un paso al costado.

Aprovecho también para agradecer a docentes, consejeros, asistentes, directores y muchos otros compañeros: todos y todas quienes trabajan de forma genuina y solidaria para que la Facultad y la Universidad, caminen hacia adelante. En especial quisiera agradecer a Leticia Barros, Mariana Rodríguez, Erika Díaz y Nicolás Caggiani, que han compartido su espacio de trabajo conmigo y con nosotros, y hacer mención a su trabajo cotidiano: constante y comprometido.

Ustedes, como parte de la comunidad de personas que trabajan, estudian, investigan y hacen extensión en torno a esta Facultad, tienen la libertad y el derecho de acceder a los documentos que hemos hecho públicos y entender un poco más en profundidad esta problemática y evitar así malos entendidos y teléfonos descompuestos. Insistimos que las claves son: Proyecto+Diagnóstico, Informe de Actuación Funcional [9], Presentación en el Consejo [5], y actas de la CAT [8].

Creo que cada institución tiene la Unidad Informática que merece y claramente Facultad de Psicología tendrá la que ha elegido por acción o por omisión. Ese ente inexistente, que no es nadie pero somos todos no está preparado para esta propuesta y yo no estoy preparado para soportar sus procesos, sus lentitudes, sus ineptitudes y sus mezquindades.

Algunos números

Ante las frases del tipo “todos estamos en la misma”, “a todos nos falta personal”, “hay que ver la Unidad en relación a las otras”, podríamos pedirles a esas otras unidades, secciones, institutos o centros, que también hagan visible su trabajo, que logren dar cuenta de su accionar; que expliciten su estrategia y planificación para los próximos meses o años. No conocemos nada público al respecto.
Nosotros ya lo hemos hecho, sistemáticamente. Y aquí lo volvemos a hacer.
En momentos de escribir esta carta, las tareas se distribuyen de la siguiente forma:

  • Abierta: 138
  • Cerrada: 1796
  • Rechazada: 39

Si pensamos que hay aproximadamente 220 días hábiles en 11 meses, podemos ver que en promedio, hemos cerrado más de 8 tareas por día. Es una mirada muy grosso modo, ya que hay tareas que llevan una semana y otras que se hacen en pocos minutos.

De ese total 876 fueron procesadas en 2011 y 1097 en 2012, lo que evidencia un crecimiento importante en los dos períodos: el primero de 6 meses y el segundo de 5 (incluyendo enero).

Si miramos las prioridades establecidas vemos que, se distribuyen de la siguiente forma:

  • Muy baja: 12
  • Baja: 46
  • Normal: 1216
  • Alta: 220
  • Urgente: 189
  • Inmediata: 290

Se ve que las tareas con alta prioridad son muchísima más cantidad de las que tienen bajas prioridades.

Al analizar por proyecto, vemos que 801 corresponden a Soporte, 478 a EVA, 225 a Privado (que son cosas que por diversos motivos no son públicas), 225 a Unidad de Informática (que corresponde a tareas que no entran en ningún proyecto específico), 119 a Correo institucional, 36 a Inventario y 28 a Licitaciones y 60 a otros. Claramente, la mayor creación de tareas se encuentra en el proyecto soporte, que es nuestra mesa de entrada de solicitudes.

Cuando se analiza las tareas por personas (teniendo en cuenta que c/u tiene diferentes responsabilidades, carga horaria y tipo de tarea):

  • Christian Rodríguez (40hs – infraestructura/desarrollo/soporte): 451
  • Iván Agarrayúa (~20hs – soporte): 396
  • Luis Alonzo (30hs – infraestructura/desarrollo/coordinación): 598
  • Nicolás Chiarino (15hs – soporte EVA): 353
  • Otros : 174

Vemos que se distribuyen muy equitativamente, lo que refleja el nivel de horizontalidad y compromiso del equipo de trabajo. Se incluye a Nicolás Chiarino, que ha dado soporte a usuarios sobre EVA desde su cargo en la UAEn.

Por otro lado hemos tenido 33 reuniones documentadas en lo que va del 2012 y fueron 48 en el 2011. Las mismas fueron por diversas razones y con diversos actores: institutos, centros, unidades administrativas, asistentes académicos, SeCIU, DATA-CSE, BROU, ANTEL, etc..

Podríamos seguir desarrollando números y gráficas a partir del enorme material de documentación que tenemos, pero más allá de ello, podemos dar cuenta de qué se hizo en cada una de ellas; cualquier persona puede entrar al Gestor de Proyectos de la Unidad y recorrerlas y entender un poco más cualitativamente qué es lo que se hace, qué es lo que se hizo y qué es lo que resta por hacer.

Conclusión

En definitiva, hubo muchas cosas que no salieron bien; demasiadas. Eso provoca mi alejamiento de la institución, como responsable principal de la Unidad Informática. Debo dar un paso al costado al no poder asumir la responsabilidad por una situación laboral con la que no acuerdo.

Espero que en algún momento, aquellas personas conservadoras y defensoras de pequeñas mezquindades, entiendan que la informática, pese a quien le pese, es un asunto muy serio, y que cuesta muchísimo esfuerzo que suele no ser visible (trabajo de mantenimiento, investigación, documentación, soporte a usuarios, etc..). Como ya dijimos, la informática es soporte de muchísima de la actividad que se desarrolla en Facultad y habría que apoyarla con hechos concretos.

Finalmente, creo que hace falta una profunda reflexión colectiva sobre la precaria situación de la informática en la Universidad.

Saludos cordiales,
Notas:
[1]: En aquella ocasión, me presenté con un texto, http://projek.psico.edu.uy/projects/uninfo/wiki/Presentacion-coordinador que hizo que me ganara el calificativo de “poco ortodoxo” y que provocó algunas enemistades pero sobre todo, mucha simpatía, mucha solidaridad; miradas cómplices y abrazos acalorados.
[2]: Nuestros logros están parcialmente sistematizados en Presentación al Consejo, diapositiva 13. Ver nota [6].
[3]: http://projek.psico.edu.uy/projects/uninfo/wiki/Diagnostico
[4]: http://projek.psico.edu.uy/projects/uninfo/wiki/Proyecto-original
[5]: http://projek.psico.edu.uy/projects/uninfo/wiki/Proyecto-uinfo
[6]: Presentación en el Consejo: http://projek.psico.edu.uy/attachments/597/20120314_UInfo_Consejo_v7_3D.odp
[7] En el proceso de creación de dicha presentación encontramos documentación de los anteriores coordinadores que sistemáticamente reclamaban más personal. Todo ello está disponible y graficado en la presentación de la nota anterior.
[8]: http://projek.psico.edu.uy/projects/uninfo/wiki/Reuniones-cat-2012
[9]: Disponible en http://projek.psico.edu.uy/attachments/download/264/Alonzo_Informe_de_Actuaci%C3%B3n_Funcional_jul-oct-2011_ver3.odt

A %d blogueros les gusta esto: