A muchas (personas) les pasará que su basura chorrea lixiviado dejando un olor feo y además sacando fuera todo mezclado que que va a terminar en un basural en un barrio pobre y finalmente en la contaminación de cursos de agua y napas freáticas.

Hay una forma sencilla de deshacernos de la basura orgánica y aprovecharla para mejorar nuestras plantas: construir una compostera. Con lo que se produce, en unos meses además podemos mezclarlo con la tierra de nuestras plantas de jardín o huerta para enriquecer y que sean más bonitas y saludables.

Muchas de las cosas que desarrollo abajo, las fui aprendiendo en la experiencia y otras las tomé de Ecocosas.

¿Cómo se hace?

1. Hay que conseguir un recipiente grande (prisma o cilindro da lo mismo, en mi caso es prisma). En el caso que haya terreno, basta un pozo o un cilindro hecho con alambre; más adelante puedo conseguir alguna foto de este último formato. El mío es una caja cuadrada:

Recipiente tipo cajón
Recipiente tipo cajón

2. Realizar pequeños agujeros en todas las paredes del recipiente. En la base del mismo, solo realizar dos grupos de agujeros en dos de las esquinas. Esto servirá para que drene el lixiviado y poder recogerlo con un lata o bandeja. También se puede ubicar encima de un cantero. El lixiviado es un líquido negro que mancha bastante, hay que tener cuidado con eso.

agujeros

3. Conseguir o hacer una tapa. No debe ser hermética, solo dificultar el acceso de animales desagradables, así como el sol directo o el ingreso de agua de lluvia.

4. Colocarlo en un lugar que no le de lluvia directa ni sol en la medida de lo posible. Se puede colocar en un balcón por ejemplo, ya que bien mantenida, no produce olores fuertes.

5. Se le puede inclinar un poco para favorecer el drenaje del lixiviado. Este líquido negro que huele feo se puede echar en las plantas del jardín que lo van a agradecer. En la foto se ven las maderas que usé para que quede inclinada y la lata para recoger el líquido:

caja-levantada-y-latitas

6. Ahora viene lo interesante: colocar cualquier desecho orgánico, salvo carnes y cítricos, pues vuelven el compost demasiado ácido. Luego de echar material orgánico, colocar por encima materia seca: hojas, aserrín o cáscara de arroz. Lo más práctico son hojas que siempre le sobra a cualquier vecino. En general, no hay que agregar agua.

7. Lo que hago en casa es tener un recipiente pequeño con tapa (tipo tupper) en la cocina, donde voy colocando todo y cuando se llena, lo vacío en la compostera. Lo interesante es que este recipiente no sea muy grande así se llena y se vacía una vez cada día o dos. Obviamente depende de la generación e residuos orgánicos de cada hogar.

8. Dependiendo del recipiente, y de la producción de basura, puede llevar de 2 a 3 meses llenarlo. Luego en unos 6 meses la basura de más abajo se ha convertido en compost. También se puede probar agregar unas lombrices aunque yo no he logrado que sobrevivan. En mi caso terminé dividiendo para poder ir usando lo de más abajo:

dividido

Una vez llena, hay que armar otra y dejar esa por el tiempo que corresponda hasta que quede procesada.

compost

Hay otras opciones de composteras multi-nivel en que el compost se va procesando en cada etapa y al final, bien abajo va quedando el compost, de modo que no sea necesario armar varias composteras, pero eso aún no lo he hecho.

Espero les sea de utilidad y colaboremos con una basura más saludable 😉
Verán que ya no se les llena de jugo feo y sacarán la basura mucho menos veces a la semana.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: